fbpx
01
Vie, Mar

Nacional
Typography

En una reciente publicación del diario La Nación, el periodista Hugo Alconada Mon ha renovado su embestida contra uno de los accionistas del Grupo Indalo, utilizando una serie de falsedades con la clara intención de perjudicarlo públicamente.

Bajo el título "Cristóbal López demanda al Estado por cifras millonarias tras ser absuelto en el caso Oil Combustibles", Alconada Mon continúa su ataque contra el Grupo Indalo, presentando una serie de farsas y tergiversaciones.

En primer lugar, el periodista asegura que Cristóbal López ha demandado al Estado nacional, lo cual es falso. La demanda se dirige específicamente contra el Senasa y Ricardo Negri, extitular del Servicio durante la gestión de Mauricio Macri, así como contra los letrados asesores del organismo. Es importante destacar que el Senasa es un organismo descentralizado con autarquía económico-financiera y técnico-administrativa, dependiente de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca y del Ministerio de Economía de la Nación, y no del Estado nacional en su conjunto.

Además, Alconada Mon distorsiona los hechos al afirmar que la demanda se presentó después de la absolución de Cristóbal López en el caso "Oil Combustibles". Sin embargo, las demandas por daños y perjuicios de las empresas Ganadera Santa Elena, Ganadera Victoria y Sucesores se presentaron en fechas anteriores a la absolución, que tuvo lugar en diciembre de 2021.

El periodista continúa inventando afirmaciones sin fundamento, como la supuesta causación de un "perjuicio irreparable" a Cristóbal López mientras estuvo detenido e inhibido. En realidad, el juez Julián Ercolini decretó la inhibición general de bienes de las empresas del Grupo Indalo, pero aclaró que no se debía afectar el giro comercial ordinario de las mismas. Por lo tanto, el Senasa no tenía la facultad de bloquear la actividad comercial de las empresas, como afirma Alconada Mon.

Alconada Mon también menciona una presunta incompatibilidad en la cantidad de cabezas de ganado que se intentaron comercializar y las registradas en el Sistema Integrado de Gestión de Sanidad Animal (Sigsa) del Senasa. Sin embargo, estas afirmaciones son falsas, ya que la cifra no fue cuestionada y coincidió con la información brindada al Sigsa.

El periodista también distorsiona los fallos judiciales al afirmar que tres estrados judiciales avalaron las decisiones del Senasa. En realidad, el Tribunal Oral Federal N° 3 emitió una resolución en marzo de 2019 que ordenó al Senasa cesar de impedir la comercialización del ganado, dejando en claro que no existía ningún impedimento legal para ello.

En resumen, la publicación de Hugo Alconada Mon en el diario La Nación contiene una serie de falsedades y tergiversaciones destinadas a perjudicar públicamente a uno de los accionistas del Grupo Indalo. Estas acciones demuestran una clara falta de objetividad y ética periodística, y plantean interrogantes sobre las intenciones reales detrás de esta operación mediática. 

Si llegaste hasta acá tomate un descanso con la mejor música