fbpx
25
Sáb, May

Nacional

En su carta la vicepresidenta, Cristina Kirchner, reflexiona sobre los 40 años de democracia ininterrumpida en el país y expresa su preocupación por la situación actual.

Cristina Kirchner critica la pérdida de la democracia económica a partir de 2016, cuando el gobierno de Cambiemos inició un ciclo de endeudamiento externo y aceptó un préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI) que, según ella, tenía motivaciones políticas.

Además señala que la intervención del FMI en la economía argentina ha llevado a un proceso inflacionario descontrolado y a una escasez de dólares, lo que dificulta la gestión económica y la distribución equitativa de los ingresos. Destaca también las consecuencias negativas de la pandemia, tanto en términos sanitarios y sociales como en el crecimiento de la pobreza y la concentración del ingreso.

También menciona la degradación de la democracia social y critica la convivencia de un bajo desempleo con altos niveles de pobreza, lo que genera una sociedad dual con reducidas oportunidades de progreso para la mayoría de la población. También recuerda las crisis económicas y sociales de 1989 y 2001, pero destaca que nunca se cuestionó el Pacto Democrático que rige en el país desde 1983.

La expresidenta denuncia la violencia verbal y simbólica promovida por los medios de comunicación y su materialización en grupos violentos que atentaron contra su vida. Alega que estos grupos estaban dirigidos específicamente contra el peronismo y el kirchnerismo, y los responsabiliza a ellos y a los medios de comunicación hegemónicos por financiar y fomentar esta violencia política.

Asimismo, Kirchner afirma que ha sido objeto de proscripción política y que el poder judicial actúa como una Task Force de Juntos por el Cambio y los grupos económicos concentrados para eliminar a sus adversarios políticos. Sostiene que no será una "mascota del poder" y que no caerá en el juego de la violencia y la intolerancia que le imponen.

Enfatiza la importancia de construir un programa de gobierno que enamore a los argentinos y argentinas, y que garantice la defensa de los intereses del pueblo y de la nación. Afirma que el peronismo sigue siendo el espacio político que puede ofrecer esa garantía.

Finalmente, Kirchner rechaza los llamados a la desaparición del peronismo y el kirchnerismo, y afirma que no podrán acabar con la memoria ni los sueños de millones de argentinos y argentinas que aspiran a vivir en una nación libre, progresista y feliz.

Si llegaste hasta acá tomate un descanso con la mejor música