fbpx
30
Jue, May

Nacional

En otro discurso eufórico y más político que jurídico, el fiscal federal Diego Luciani volvió a hablar hoy en el juicio oral por la obra pública en Santa Cruz y, ya en el inicio de su exposición, rechazó el pedido de nulidad de las defensas de los acusados, se negó a argumentar y dijo que su “alegato se sostiene por sí mismo”.

“No tenemos nada que replicar, nada que contestar”, aseguró el funcionario judicial para decir que no procedería a replicar los cuestionamientos - múltiples - de las defensas y negarse entonces a dar respuesta acerca de por qué rechaza las nulidades.

Por si esto fuera poco, Luciani reconoció que no usaría esa etapa para así poder acelerar la fecha del veredicto, que deberá fijar el Tribunal Oral Federal 2, y conseguir sentencias para los acusados, entre los que está Cristina Kirchner, lo antes posible. Previamente los 13 acusados tendrán la posibilidad de hacer sus últimas palabras.

Según Luciani, se tomó esta decisión porque, de caso contrario, "se postergaría innecesariamente el pronunciamiento final del tribunal", par acto seguido aseverar: "Que ponga término del modo más rápido posible a la situación de incertidumbre que pesa sobre todos los imputados".

"Aquí no hay argumentos jurídicos novedosos o que en nuestro alegato no hayan sido discutidos. Todas las cuestiones jurídicas que expusieron los defensores encuentran su respuesta en la evaluación cronológica y completa de la prueba que hizo este Ministerio Público Fiscal", afirmó el fiscal.

En un llamativo modo de justificar sin justificar, asimismo, dijo estar "tan seguros del trabajo profesional, honrado y objetivo" que hicieron "a lo largo de tres años y medio de juicio que sinceramente" consideran que no tienen "nada que replicar".

“Las réplicas y contrarréplicas son superfluas”, aseguró el fiscal, quien pidió celeridad en el dictado de la sentencia al defender su alegato.

El juicio en el que está acusada la Vicepresidenta y otros 12 imputados se reanudó este lunes tras dos semanas de receso con una audiencia dedicada a la respuesta de la fiscalía a planteos de nulidades de las defensas.

Tras el anuncio de que no habrá réplicas y dúplicas, Luciani comenzó a contestar las nulidades que hicieron las defensas durante sus alegatos, que fueron cinco y correspondieron a las defensas del empresario Lázaro Báez, del ex secretario de Obras Públicas José López y del ex funcionario del Ministerio de Planificación Federal Carlos Kirchner.

La decisión del fiscal tiene impacto en el cronograma del juicio, ya que si aceptaba la etapa de réplicas se debían destinar algunas audiencias a ese momento. Ahora, se pasará directo a las últimas palabras de los acusados. Los jueces Jorge Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Andrés Basso tienen que armar el cronograma de esa etapa. Luego de que hable el último acusado deberán dar el veredicto, cosa que sucedería antes de fin de año.

Si llegaste hasta acá tomate un descanso con la mejor música