fbpx
25
Sáb, May

Nacional

El dinero hallado pertenecerían a Leonardo Sosa, uno de los fundadores del grupo terrorista. Además de las transferencias millonarias recibidos por parte de Caputo Hermanos, ahora se suma una importante cantidad de dólares que se encontró en la casa de Sosa.

El financiamiento de la agrupación derechista Revolución Federal sigue siendo un misterio al que cada vez se le van sumando nuevos indicios de alarma. En uno de los allanamientos que se realizaron el jueves pasado por orden del juez Marcelo Martínez de Giorgi, hallaron cerca de 50.000 dólares que pertenecerían a Leonardo Sosa, uno de los fundadores del grupo que saltó a la fama por arrojarle antorchas encendidas a la Casa Rosada y por pedir bala para los kirchneristas.

El último hallazgo se suma a los 13 millones que habrían pasado por las manos de su compinche, Jonathan Morel, como supuestos pagos de Caputo Hermanos, una sociedad ligada a la familia del exministro de Finanzas de Mauricio Macri Luis “Toto” Caputo. Mientras la justicia los investiga, Sosa, Morel, Gastón Guerra y Sabina Basile continuarán detenidos ya que el juez les rechazó la excarcelación.

50 MIL DÓLARES EN EFECTIVO

El jueves pasado, Martínez de Giorgi ordenó detener a cuatro integrantes de Revolución Federal por incitar a la violencia. En uno de los allanamientos que se realizaron en Villa Ballester, los investigadores habrían encontrado 50.000 dólares. Según la información que recabó este diario, serían 465 billetes de 100 dólares, 51 de 50 dólares y cuatro de veinte.

Sosa no aceptó declarar en indagatoria ante Martínez de Giorgi. Como a Guerra, los patrocina Gladys Egui, la abogada que vive junto a Ximena de Tezanos Pinto, vecina de Cristina Fernández de Kirchner. No tuvo oportunidad, hasta ahora, de explicar por qué tenía ese monto en su poder. En Comodoro Py, esperaban que Sosa y Guerra hicieran un descargo por escrito.

Morel y Sosa son los fundadores de Revolución Federal. Se habrían conocido en abril de este año en un espacio libertario pero decidieron avanzar con una construcción política por fuera. La lectura que hacían los dos jóvenes era que los libertarios eran demasiado “tibios”.

REDES DE REVOLUCIÓN FEDERAL

El viernes, Morel declaró ante Martínez de Giorgi. Se mostró colaborativo, ofreció sus contraseñas y habló del grupo. Dijo que no se consideraba líder de la organización y mencionó que era Sosa quien gestionaba las redes de Revolución Federal, que se crearon en mayo de este año. Hay un dato que consignó el fiscal Gerardo Pollicita en su dictamen: en el instagram de Revolución Federal se promocionaba un alias de Mercado Pago para recibir donaciones. Esa cuenta de Mercado Pago estaba asociada a Sosa. Habrá que determinar si el dinero está vinculado a la actividad de la agrupación o si tiene un origen distinto.

PAGOS

Morel dijo haber recibido alrededor de 13 millones de pesos en pagos de Caputo Hermanos por la confección de muebles que irían a Neuquén. Después explicó que, en realidad, no hizo el mobiliario sino que lo tercerizó y que se ocupó también de que llegaran a destino. Lo curioso es el golpe de suerte del muchacho que abrió una carpintería en Boulogne, aprendió el oficio por YouTube y se topó con Rosana, hermana del “Toto” Caputo.

A última hora del sábado, Martínez de Giorgi resolvió que Sosa, Morel y los otros dos integrantes de Revolución Federal seguirán detenidos y dispuso su alojamiento en sedes del Servicio Penitenciario Federal.

La medida incluye a Sabrina Basile, la hija de Alfio “Coco” Basile, el exdirector técnico de la selección argentina. Los investigadores creen que Sabrina es la misma persona que doce días después del atentado a CFK renunció como empleada de la Anses con un salario cercano a los 300 mil pesos. Martín Sarubbi, el abogado de Sabrina Basile, le dijo a PáginaI12 que en realidad se trata de la hermana de su defendida.

VÍNCULOS CON EL ATENTADO A CFK

Martínez de Giorgi les negó las excarcelaciones porque hay medidas de investigación en marcha que podrían “guardar vinculación” con el atentado a CFK que investiga su colega María Eugenia Capuchetti, que por ahora se resiste a unificar las causas y a vincular a este grupo con el atentado. El juez también explicó que aún resta analizar celulares y notebooks que podrían arrojar información sobre personas desconocidas y a quienes los cuatro integrantes de Revolución Federal podrían presionar.

Si llegaste hasta acá tomate un descanso con la mejor música