fbpx
16
Dom, Jun

Nacional

El ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, cruzó al gobierno porteño por el anuncio de que le sacarán subsidios a familias cuyos hijos falten a más de un 15% de las clases. "Anhelamos que la ciudad trabaje para solucionar alguno de los problemas y no para generar otros nuevos", dijo.

El Gobierno nacional, a través del ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, rechazó la decisión de la administración porteña de Horacio Rodríguez Larreta de quitarle los planes sociales de ese distrito a las familiares de chicos que falten a dos de cada 10 clases.

"Como dirigentes tenemos la obligación de pensar en la dignidad de la gente y no en los títulos de los diarios ni en los retuits de las redes", inició un hilo en Twitter Zabaleta, y expresó el anhelo de que "los funcionarios de la ciudad trabajen para solucionar alguno de los problemas y no para generar otros nuevos".

Larreta, en concretó, decidió que en la Ciudad se implementará una quita de los subsidios a las familias cuyos hijos no tengan una asistencia escolar del 85 por ciento, lo cual significa un escaso tope de dos faltas cada 10 clases, límite que se asemeja a aquellos aplicables para aprobar o sostener una regularidad pero no a la pérdida de una ayuda social.

El funcionario nacional continuó su publicación asegurando que "a los chicos que no van a la escuela en vez de estigmatizarlos" es necesario que las instituciones del Estado vayan "a buscarlos, ver por qué no asisten, qué problema pueden estar pasando en sus hogares, acompañarlos y buscar insertarlos en el sistema educativo".

"No importa quienes ni cómo sean sus padres, queremos a los niños y adolescentes en la escuela. Todos tenemos derecho a ser mejores que nuestros padres, a tener más herramientas y oportunidades, y en este caso estos chicos y chicas también", consignó.

Por su parte, el viceministro de Desarrollo Social de la Nación, Gustavo Aguilera, consideró que la decisión del jefe de Gobierno porteño tiene "un tinte represivo y punitivo", y consideró que la medida “no ayuda a generar soluciones” ya que termina “castigando a las familias más pobres” de la ciudad de Buenos Aires.

"Si un chico no va a la escuela es un problema, pero si encima se le saca la ayuda a la familia, estamos generando otro problema", dijo el funcionario en declaraciones a Télam, en las que consideró que se trata de una medida que es "más para los diarios y que tiene un tinte represivo y punitivo".

Si llegaste hasta acá tomate un descanso con la mejor música