Turismo: "ya es tiempo de dejar los lamentos y actuar"

Sidebar

29
Mar, Sep

Nacional
Typography

Diputados nacionales de la UCR piden el urgente tratamiento de la ley de emergencia para el turismo. Los legisladores argumentaron que esta medida beneficiará al empleo de más de 650 mil personas a lo largo y ancho de la Argentina.

La diputados nacionales Gustavo Menna, Lorena Matzen y Roxana Reyes manifestaron su profunda preocupación por el colapso del sector turístico argentino y el deterioro agudo de la cadena de valor de todo su sistema y exigieron el tratamiento impostergable del proyecto de ley que declara la emergencia del sector y que, con otros parlamentarios de diferentes provincias, presentaran en el mes de marzo.

“No hay una explicación razonable para la falta de tratamiento de esta medida que brindará herramientas al sector turístico de la Argentina. El proyecto presentado contempla un régimen laboral, tributario y crediticio especial, para evitar que los micro y pequeños prestadores hoteleros, gastronómicos, de agencias de viajes y turismo, de transporte, bajen sus persianas definitivamente” expresaron los diputados del radicalismo patagónico.

“Leemos a diario a otros referentes políticos y a nuestros pares, en las que parecen ser manifestaciones de preocupación por el golpe asestado por la larga cuarentena argentina al turismo. Creemos que ya es tiempo de dejar los lamentos y actuar” dijeron los parlamentarios. Y agregaron que “la declaración de emergencia fue puesta hace dos meses a consideración de diputados que parecen desconocerla, y está esperando su tratamiento en Comisiones y la aprobación por el plenario”.

En los fundamentos del proyecto de ley, los legisladores nacionales dan cuenta de la real dimensión de la estructura del sistema turístico argentino, que cuenta con unos 17.000 hoteles y mas de 5.000 agencias de turismo en el país que, sumados a los locales gastronómicos, alcanzan los 50.000 establecimientos. Muchos han quedado fuera de las medidas del gobierno, a pesar de la ausencia total de facturación e ingresos que el sector soporta, para amortiguar el impacto de la crisis.

El proyecto prevé, entre otros mecanismos de excepción, la implementación de programas de asistencia crediticia por parte de la banca pública y privada, a tasa cero, afectados a la cancelación de obligaciones salariales, de proveedores, impositivas y asistencias bancarias preexistentes; la bonificación de las comisiones bancarias y de tarjetas de crédito; el diferimiento de todas las obligaciones tributarias nacionales hasta el cese del aislamiento social, preventivo y obligatorio, con cancelación posterior en doce cuotas; la exención del pago de anticipos del impuesto a las Ganancias por el ejercicio fiscal 2020; la exención del impuesto a los créditos y débitos bancarios y la suspensión de los juicios de ejecución fiscal y de las medidas cautelares decretadas en los mismos.

Menna, Matzen y Reyes, que insisten con que el tratamiento de la emergencia no puede esperar un solo día más, instaron a sus pares: “bienvenidos sean todos los aportes que el proyecto pueda recibir, pero exigimos celeridad en su tratamiento. Evitemos que la pulseada por el origen partidario de la iniciativa se convierta en el certificado de defunción del cuarto sector de la economía más intensivo en mano de obra”.

Y finalizaron, “seamos responsables, estamos hablando del empleo de más de 650 mil personas a lo largo y ancho de la Argentina.”