fbpx
13
Sáb, Abr

Internacional
Typography

El Gobierno nacional calificó de desafortunada la comparación que el primer ministro de Gran Bretaña, Boris Johnson, hizo acerca del conflicto diplomático por la legitimidad en las Islas Malvinas con la guerra de Ucrania y acusó al británico de mostrar "desprecio por el derecho internacional”.

Tras la cumbre del G-7 y su encuentro con Alberto Fernández, el primer ministro británico realizó declaraciones a la prensa en las que calificó la reunión con el presidente argentino como "franca" y "amistosa".

Pero cuando fue consultado por la posición de nuestro país respecto a la soberanía de las Islas comparó la situación de Argentina y Gran Bretaña en Malvinas con la invasión de Rusia a Ucrania y aseguró que se está violando el principio de "autodeterminación" que, según él, ya habían resuelto los isleños hace "muchos años".

"Normalmente, hablando con los líderes argentinos, tenemos una fórmula muy simple, que es que aceptamos que hay mucho en lo que podemos trabajar juntos y que el Reino Unido y Argentina en realidad tienen una gran agenda común de cosas que nos gusta hablar, si son los océanos, abordar el cambio climático, aumentar nuestro comercio, hay una gran cantidad de cosas que hacemos juntos", explicó Boris Johnson sobre la reunión con su par argentino.

En esta línea el primer ministro británico sostuvo: “Indiqué que estábamos dedicando gran parte de nuestro tiempo (en el G7) a hablar sobre Ucrania, donde el principio en juego era el derecho de las personas soberanas e independientes a determinar su futuro" y señaló que "ese era el principio que estaba en juego en Malvinas. Se decidió de manera decisiva durante muchos años y todavía no veo ninguna razón para que participemos en una discusión sustantiva al respecto", concluyó.

Frente a esto el ministro de Relaciones Exteriores y Culto, Santiago Cafiero, que participó la semana pasada de la cumbre de Descolonización de la ONU en la que se planteó la cuestión Malvinas, se expresó hoy en conferencia de prensa, luego que participar de la reunión de gabinete que encabezó Juan Manzur, respectó a las declaraciones de del primer ministro británico: "La reunión la pidió Boris Johnson y fue a agenda abierta. El Presidente no fue irrespetuoso sino firme al decir que no hay posibilidad de obviar los mecanismos que la comunidad internacional determinó para retomar el diálogo", manifestó Cafiero.

"Me tocó estar en el Comité de Descolonización de la ONU y se votó por unanimidad que se mantenga el tema Malvinas en su agenda. Para nada el presidente fue irrespetuoso, a veces surge el cipayismo culposo cuando el Presidente se muestra firme. Para nosotros es importante que nuestra historia se sepa y se reivindique en todos los actos. Malvinas es un pilar de la política exterior", expresó el ministro argentino.

QUÉ LE RESPONDIÓ GUILLERMO CARMONA A JOHNSON

Quién salió a responderle directamente a Boris Johnson en nombre del estado argentino fue el secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, Guillermo Carmona. A través de un hilo de de Twitter repudió las declaraciones del primer ministro británico y sostuvo que la comparación de la Guerra de Malvinas con la guerra de Ucrania “está plagada de errores conceptuales y expresa desprecio por derecho internacional".

Tras lo que enumeró una serie de errores que tuvo el primer ministro británico.

"Primer error: parecido a Ucrania fue la invasión británica a Malvinas de 1833. Efectivamente, el Reino Unido denuncia en Ucrania la vulneración de la integridad territorial por parte de otro Estado, exactamente lo mismo que denuncia la Argentina desde 1833, cuando Gran Bretaña invadió y usurpó las Malvinas y deportó a autoridades y habitantes argentinos", comenzó.
Y continuó: "2° error: la invocación por Johnson del principio de autodeterminación en Ucrania es equívoca por ser el argumento que sostienen los separatistas prorrusos en la región de Donetsk. La comunidad internacional ya se ha expresado por la no aplicación de ese principio para Malvinas", prosiguió al enumerar errores.

El tercer error que mencionó Carmona fue “considerar que el resultado de una guerra otorga derechos: aceptar tal criterio implicaría la consagración de la barbarie como regla del derecho internacional.”En este sentido, le recomendó al primer ministro británico leer la Resolución 37/9 AGNU, nov 1982, y agregó “tras la guerra la disputa de soberanía sigue vigente.”

Luego planteó que "lamentablemente” no son los únicos casos en los que Reino Unido “no respeta las reglas de juego internacionales: la deportación de refugiados a Ruanda, la violación del protocolo de Irlanda del Norte, la violación de normativa antártica autorizando pesca en Georgias son otros ejemplos".

"A diferencia de lo expresado por el Primer Ministro británico, la Argentina apuesta por la paz, el fin del colonialismo y el respeto del derecho internacional. Por eso nuestro país persiste en su reivindicación de soberanía y en el reclamo al RU para que retome las negociaciones por Malvinas", concluyó Carmona.

Si llegaste hasta acá tomate un descanso con la mejor música