info24rg - Repudian la represión y plantea el retiro del paquete de leyes contra los trabajadores

Nacional
Typography

La caída de la sesión que trataba de imponer de manera exprés las reformas jubilatoria e impositiva constituyó una derrota del gobierno al corazón del paquete que es la confiscación a los jubilados, a los niños de la AUH y a los discapacitados, en beneficio de la banca acreedora y del gran capital. Expresó también el marco de tensión social en el que se desenvuelve la aplicación del pacto infame de Macri con los gobernadores, que firmaron desde Vidal hasta Alicia Kirchner.

La brutal represión que duró horas, trató de evitar que se agolparan más y más trabajadores alrededor del Congreso. La represión de la gendarmería y la prefectura, bajo las órdenes de Patricia Bullrich, constituyó un “estado de sitio” sin declarar, aboliendo temporalmente las garantías constitucionales. Tal es así que todavía no se han podido localizar varios de los más de 40 detenidos. El gobierno ha desatado la represión al servicio de hacer pasar el paquetazo del ajuste de la mano de los responsables de los crímenes de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel.

En el recinto de Diputados, el gobierno no pudo conseguir el quórum, después de un adelantamiento inusitado de todo el tratamiento, justamente para evitar lo esencial de toda la situación política planteada: el giro creciente en la opinión pública popular contra la confiscación a los jubilados y niños, en el marco de tarifazos multiplicados, de una inflación que cerrará el año cercana al 25% y del preanuncio de despidos masivos y ataque a los regímenes jubilatorios de las provincias y de la docencia.

El fallido decretazo –detenido mediante un tuit de Carrió cuando ya había sido firmado por todo el gabinete– retrata un gobierno en zozobra, a dos meses de una elección donde resultó ganador. La magnitud del golpe que implica a los trabajadores, la descarga del fracaso del ajuste previo y del conjunto de la política de hiperendeudamiento y concesiones al gran capital sobre las espaldas de la mayoría trabajadora es tal que Macri, aún con el acuerdo de los gobernadores, no encuentra los recursos políticos para aplicarlo.

De hecho, la crisis que se reprodujo en la provincia de Buenos Aires, donde se desató un paro indeterminado del Banco Provincia por la armonización de su caja jubilatoria, anticipa ese tipo de golpes en todo el país.

El paro de apuro y condicionado de la CGT –primero a que se aprobara la reforma y después a que se dictara por DNU y nunca llegó a concretarse– fue una maniobra de acomodamiento por parte de una burocracia sindical que ha sido cómplice del paquete, acordando especialmente la reforma laboral, que es el gran paso que sigue a este paquetazo. En este cuadro, contrastan los paros generales sostenidos por el Sutna, los Sutebas Multicolores, AGD-UBA y Conadu (H), ATE nacional o la UOM de tierra del fuego.

El Partido Obrero denuncia la maniobra de Elisa Carrió, quien actuó como tabla de salvataje del conjunto del ajuste y de un régimen en crisis, acorralado por el repudio social. El levantamiento de la sesión no tuvo por motivo evitar violencia alguna, que el propio gobierno desató, sino lograr el tiempo para enhebrar una salida. Esa maniobra es el bono por única vez, que consolidaría la pérdida histórica de los haberes y que estaría muy por debajo de la pérdida promedio ($6.700 por jubilado, además de la AUH).

Advertimos a toda la población que se encuentra en desarrollo un nuevo acuerdo entre el gobierno nacional y los gobernadores del PJ para hacer pasar la reforma previsional y el pacto fiscal en diputados como ya lo hicieron en la cámara de senadores. Los gobernadores adecuaron ya sus presupuestos en sintonía con el ajuste nacional.

El Partido Obrero exige el cese de toda represión, la libertad de los detenidos y la inmediata renuncia de Patricia Bullrich, responsable de un plan de represión para apoyar el plan social económico de guerra contra los trabajadores.

Rechazamos el nuevo intento de tratar la reforma el día lunes y planteamos el retiro inmediato de todo el paquete para que se abra una amplia deliberación popular y en todo el movimiento obrero.
Planteamos un aumento de emergencia a los jubilados y la reposición de los aportes patronales rebajados por Menem y Cavallo en 1993 para reponer el 82%. La reapertura de paritarias para compensar la pérdida de inflación.

A la CGT, la convocatoria a un inmediato paro activo nacional con abandono de tareas y movilización a la Plaza de Mayo con estos objetivos, y el rechazo de plano a la reforma laboral, tan infame como las reforma jubilatoria e impositiva que el pueblo repudió ayer.