fbpx
13
Jue, Jun

Nacional

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, anunció hoy un nuevo "protocolo para el mantenimiento del orden público" que busca abordar las protestas sociales, incluyendo cortes de calles y piquetes.

La medida, que se prevé implementar la próxima semana, pretende identificar y detener a manifestantes, así como cobrar los gastos derivados de la intervención de las fuerzas de seguridad a las organizaciones responsables.

Bullrich advirtió que "si se toma la calle va a haber consecuencias" y destacó que las fuerzas federales y el Servicio Penitenciario Federal intervendrán frente a cualquier tipo de bloqueo, ya sea parcial o total. Subrayó que el Gobierno tiene la decisión tomada de que "la forma de pedir o buscar un beneficio social" no será "por la vía del corte".

El protocolo establece que las fuerzas federales actuarán hasta que quede totalmente liberado el espacio de circulación, identificarán a los autores, cómplices e instigadores de los cortes, y enviarán la factura a las organizaciones o individuos responsables por los costos de los operativos de seguridad.

La ministra también mencionó la intervención inmediata en caso de delito flagrante y el uso de la "mínima fuerza necesaria y suficiente". Además, se trabajará en las estaciones de tren y se dará aviso a la autoridad competente en caso de participación de niños y adolescentes en las manifestaciones.

Este anuncio surge en el contexto de un próximo "paro activo" convocado por organizaciones de izquierda en respuesta a los anuncios del ministro de Economía. La jornada de protesta coincidirá con el 22 aniversario de las jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001, marcadas por la represión y la renuncia del presidente Fernando de la Rúa.

Si llegaste hasta acá tomate un descanso con la mejor música