En medio de la crisis en Santa Cruz, las mujeres decimos

Sidebar

25
Mié, Nov

Local
Typography

El movimiento de mujeres no es ajeno a la crisis que atraviesa Santa Cruz. El Estado sigue violentando a los trabajadores con sueldos adeudados, por debajo de la canasta familiar, sin el depósito de las cuotas alimentarias, empobreciendo así a la familia santacruceña. En este sentido, la vulneración de los derechos de la mujer trabajadora es aún mayor

"el pasado miércoles, mientras un grupo de Jubilados Unidos interpelaba al presidente de la Cámara de Diputados, Boldovich, el comisario Manuel Pereira, junto a una patota que lo custodiaba, violentó a dos mujeres".

Este es el proceder represivo del Estado, que se manifiesta, no solo simbólicamente, si no también físicamente. En este caso, "no solo empujó a las jubiladas presentes, sino que también, en el intento de apartarlas del lugar, las manoseó impunemente, escudándose en su rol de seguridad de dicho funcionario".

Esta forma de violencia por parte del Estado, se presenta como un plan sistemático del gobierno, para amedrentar a las trabajadoras, en especial, por su condición de mujer.

La semana pasada conocimos y repudiamos la amenaza de violación que sufrió la Secretaria General de ADOSAC 28 de noviembre, Ana María Romero. En el contexto actual, en el que una mujer desaparece, es abusada, asesinada cada 18 horas, denunciamos este hecho de violencia, responsabilizando directamente al Estado y al gobierno de Alicia Kirchner, ya que la amenaza recibida por la compañera no fue al azar, sino que fue un intento más por castigar la lucha docente.

En el último congreso de ADOSAC, en la localidad de Pico Truncado, se conoció la denuncia por violencia de género de una compañera docente de la localidad de Las Heras hacia un colega. Por tal motivo exigimos que se ponga en pie la licencia por violencia de género en el sector docente, con el objetivo de no exponer a la víctima. Hemos conocido en palabras de la compañera que las denuncias del caso ya han sido radicadas y que el Consejo Provincial de Educación tiene conocimiento de las mismas, por ello exigimos que las autoridades del CPE avancen aplicando sanciones al acusado, sin flexibilidades.

La violencia hacia las mujeres se agrava en este conflicto social, vulnerándolas y obligando a las compañeras a vivir situaciones de hostigamiento y acoso, dejándolas indefensas y expuestas a una justicia que hace caso omiso a los reclamos de violencia de género. Como fue también el caso de Noelia Villarroel, compañera de la administración pública y militante del MST, victimas que deben peregrinar por justicia, entre juzgados y comisarias donde son re victimizadas sin obtener contención ni protección.

En medio de éste contexto de crisis aguda que vivimos los santacruceños, el Plenario de Trabajadoras propone participar de las asambleas populares llevando las exigencias particulares del movimiento de mujeres, como ya lo hemos hecho en la asamblea que votó la participación en la jornada de Justicia por Araceli Fulles, y en la que repudiamos también la amenaza de violación a Ana María Romero.

Llevemos a las Asambleas Populares la propuesta de la creación de un Consejo Autónomo de Mujeres, que sea electo por nosotras y que responda a las demandas de las mujeres trabajadoras.
Desde el Plenario de Trabajadoras planteamos:

  • Creación de un Consejo Autónomo de la Mujer
  • Depósito en tiempo forma de la cuota alimentaria
  • Jardines maternales GRATUITOS en los lugares de trabajo y estudio
  • Licencia por violencia de género para las docentes
  • Sueldo igual al costo de la canasta familiar
  • Basta de ajuste y precarización laboral
  • Basta de violencia de género
  • Protección integral a la víctima a cargo del estado
  • #NiUnaMenos – El Estado es Responsable

Plenario de Trabajadoras Santa Cruz