fbpx
13
Jue, Jun

Nacional

El escándalo por el pago de sobresueldos en el Ministerio de Capital Humano, mediante convenios firmados con la Organización de los Estados Iberoamericanos (OEI), hundió en una crisis total a Sandra Pettovello y salpica a los legisladores Agustín Romo, Nahuel Sotelo y Santiago Santurio, conocidos como "La Banda del Opus Dei".

En el bloque de La Libertad Avanza se comenta que Santurio podría estar involucrado en la polémica firma de contratos con la OEI. El diputado nacional, hombre de confianza de Joaquín de la Torre, vio cómo su hermano Pablo fue el primer eyectado del cargo cuando el escándalo comenzó a escalar.

Entre los hallazgos más llamativos del caso está el reparto de "120 palos" entre rugbiers ñoquis. Ante esta situación, los libertarios empezaron a cuestionar los exóticos destinos a los que viajaron Romo, Sotelo y Santurio.

Los tres legisladores forman parte de "La Banda del Opus Dei", aunque Santurio tiene más vínculos con Fasta, otra organización conservadora de la Iglesia Católica. Todos provienen del municipio bonaerense de San Miguel y responden a De la Torre.

El caso de Nahuel Sotelo sorprendió a todos. A mediados de diciembre, se tomó diez días en la Legislatura bonaerense para viajar a México y casarse con Clara Cuevas, una influencer ultracatólica. Desde entonces, en LLA afirman que viaja periódicamente al país azteca.

Además, Sotelo y Santurio acompañaron a Milei al Vaticano durante la canonización de Mamá Antula. En medio del escándalo, Sotelo se hizo una escapada para participar como observador internacional en las elecciones mexicanas, donde fue testigo de la aplastante victoria de Claudia Sheinbaum. "Fui invitado por el Foro de Madrid", explicó Sotelo en sus redes.

El mes pasado, Sotelo viajó a Azerbaiyán para participar del 6to Foro Mundial sobre el Diálogo Intercultural, según él, invitado por el parlamento de aquel país. De allí, se hizo una escapada a Italia para la canonización de Mamá Antula en el Vaticano, junto a Milei.

Por su parte, Agustín Romo asistió a la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC) en Hungría, donde el anfitrión fue el ultraconservador primer ministro Viktor Orbán. La CPAC es patrocinada por instituciones de la derecha norteamericana como la Asociación Nacional del Rifle.

Santiago Santurio también sumó millas. Además de asistir a la canonización de Mamá Antula, viajó al congreso de Vox en Madrid, acompañado por el diputado rosarino Nicolás Mayoraz, otro allegado a De la Torre. Durante la comisión conjunta de Seguridad Interior y Legislación Penal, la diputada Florencia Carignano reprochó a Mayoraz su viaje a Madrid en plena crisis de sobresueldos.

Desde la presidencia de la Cámara de Diputados nacional afirmaron que no hubo pagos a legisladores para viajes al exterior. Sin embargo, la opacidad sobre quién financia estos viajes plantea dudas sobre los compromisos asumidos a cambio de las invitaciones o el origen de los fondos para costear viajes que cuestan miles de dólares. Algo similar ocurre en la Legislatura bonaerense a la que pertenecen Romo y Sotelo. En medio del escándalo, queda la pregunta de cómo lograron viajar durante un período de ajuste económico.

Si llegaste hasta acá tomate un descanso con la mejor música