fbpx
30
Sáb, Sep

Nacional
Typography

El ex presidente Mauricio Macri expresó por primera vez un discurso, justo ante el Círculo Rojo y en la tribuna de La Rural, después de la extrema tensión que se desató principalmente en el PRO pero también en Juntos por el Cambio luego de que Horacio Rodríguez Larreta decidiera que en CABA se desdoblará la elección de manera concurrente a través de la boleta única electrónica para los cargos porteños.

Como viene sucediendo últimamente, las palabras del ex mandatario parecieron estar calibradas al límite. Tildó a Larreta de "no trabajar en equipo" y no haber "respetado" a sus adversarias internas en la precandidatura presidencial, María Eugenia Vidal y Patricia Bullrich. Sugirió, por los términos elegidos, que se encamina a blanquear su apoyo a la titular del PRO. Pronosticó que Juntos por el Cambio irá al balotaje contra Javier Milei. Y lanzó una polémica frase sobre la corrupción que hizo que se lo comparara con Luis Barrionuevo.

ELECCIONES, INTERNA PRO Y MILEI

Macri reapareció en la escena pública en un almuerzo con discurso incluido ante los máximos referentes del denominado “Círculo Rojo”. Se trató de un nuevo encuentro del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP) en el predio de la Sociedad Rural en Palermo. En una tribuna distinta pero ante el mismo conjunto de intereses están también esta tarde y en el mismo predio Larreta y Bullrich, entre otros.

“Lamento que Horacio no haya trabajado en equipo con [María Eugenia] Vidal y [Patricia] Bullrich. Es respetar a tus rivales. Hemos perdido el diálogo. Siempre hicimos culto del diálogo. Espero que todos vuelvan a focalizarse en para qué quieren ser elegidos para gobernar la Argentina”, disparó el ex presidente, en un intento de cerrar el capítulo de sus críticas a Larreta pero de manera fuerte.

En el mismo sentido, dejó picando un guiño a Bullrich, a quien ya se sabe que prefiere en privado como futura presidenta. “Yo estoy acá porque si tenemos el coraje de hacer lo correcto, que es lo contrario de lo políticamente correcto, el futuro es nuestro”, dijo, a semanas de haber declinado de una candidatura a instancias de muy bajos niveles de intención de voto en encuestas.

Se sabe que Macri piensa que Larreta decidió que se elija a su sucesor en la ciudad con boletas separadas de las nacionales, tal como le pedía Martín Lousteau, aspirante a jefe porteño de la UCR, justamente para cumplir con este último y así obtener apoyo radical en su carrera presidencial pero en detrimento del PRO.

Durante su discurso, Macri destacó la necesidad de que haya un “shock de orden en la economía, en los barrios y para fortalecer la instituciones, para recuperar la libertad y la confianza”, en términos bastante parecidos a los de los libertarios, y en el habitual tono de autovictimización sobre su gestión, pronosticó: “¿Será fácil? No. Van a hacer muchas batallas. Y después vamos a ganar la guerra. Pero sin atajos ni liderazgos tóxicos. O pensamos en el conjunto o esto no sale”.

“Estamos recorriendo una experiencia inédita para el Pro. Competir con altura, constructivamente, sabiendo que lo importante es para qué vamos a volver al poder. Los egos, la rivalidad y la vehemencia... Soy amante de la competencia. Tenemos que poder superar esta situación. Confío en que no vamos a llegar a lugares dañinos para la coalición”, agregó ante preguntas de la audiencia.

¿QUIERE A MILEI COMO ADVERSARIO EN LA SEGUNDA VUELTA PARA QUE DESPUÉS SEA UN ALIADO?

Al responder preguntas en un segundo tramo de su exposición, el ahora desafiado líder PRO vaticinó que Juntos por el Cambio definirá al próximo Presidente en un mano a mano vía balotaje frente a La Libertad Avanza de Javier Milei.

“Es obvio que pienso que vamos a ir a la segunda vuelta contra esta nueva expresión más liberal, más rupturista, de más enojo con la frustración que se arrastra durante décadas”, dijo ante una pregunta.

Advirtió, en ese sentido, que "va a ser un desafío" para quien gane la interna de Juntos por el Cambio. "Demostrarle a la gente que tenemos esa experiencia adicional, ese equipo de gente que podemos reclutar, ese valor del conocimiento y de ser parte de un sistema que hay que cambiar”, dijo, reconociendo que en el resto apuntan al mismo lado que Milei.

“El coraje tiene que estar puesto en enfrentar el status quo, que ha sido una fábrica de pobres en la Argentina y enfrentarlo es complicado, hace falta mucha energía y mucha convicción”, agregó.

Sobre el duelo con Milei, insistió con que el aspirante de JXC deberá mostrar a la ciudadanía que tienen "la misma vocación de cambio con experiencia", a lo que agregó que "va a ser una segunda vuelta muy complicada porque día a día hay más gente que se enoja y cree que hay que romper todo".

"Yo creo que hay que semi-dinamitar todo”, intentó bromear, trazando una analogía con Milei, a quien le recomendó ser cuidadoso a la hora de integrar sus listas de candidatos para el Congreso porque -recordó- muchos de los dirigentes que a él lo acompañaron en 2015 terminaron cambiando de partido después de asumir o votándole en contra.

MACRI EN MODO BARRIONUEVO

Al iniciar su presentación en La Rural, Macri lanzó una frase sobre la corrupción que a algunos de los presentes les recordó una sentencia célebre del gremialista Luis Barrionuevo en la década del 90, como también hubo referencias en las redes sociales.

“Todos realmente dejamos de lado que “la mía está” o de esto no se sale”, dijo Macri, llamativamente pese al pasado que lo liga a casos y causas por contrabando, corrupción e incluso coimas cuando manejaba algunas empresas de su padre en el marco de las concesiones y la obra pública.

En ese sentido, continuó: “´La mía está` es una expresión que alude a los retornos económicos que buscan garantizarse muchas veces dirigentes políticos y corporaciones económicas que integran el poder en la Argentina".

Entrevistado por Mariano Grondona en 1990, el cuestionado gastronómico Luis Barrionuevo, quien supo acompañar políticamente a Macri, había realizado a la dirigencia política una idea similar a la del dirigente PRO: “Tenemos que dejar de robar por los menos 2 años”.

Macri parafraseó a Barrionuevo a la hora de analizar los desafíos que enfrentará la Argentina en el próximo período presidencial: “No vamos a tener una batalla, vamos a tener muchas batallas y recién ahí vamos a ganar la guerra sin atajos, sin liderazgos tóxicos que se pongan en el lugar del mago que todo lo puede”.

Si llegaste hasta acá tomate un descanso con la mejor música

p>