fbpx
13
Sáb, Abr

Nacional
Typography

Ante Mauricio Macri, Bullrich encabezó una nueva reunión de sus equipos de gobierno y lanzó su agenda electoral, allí sostuvo que el objetivo es “eliminar los planes”, eso provocó la reacción del Gobierno y puso en evidencia la contradicción de su acción cuando fue parte de la gestión: entre 2015 y 2018 los beneficiarios de planes sociales aumentaron en un 40,5%.

El ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, cuestionó la propuesta de la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, de eliminar los planes sociales en un plazo de “seis meses”, en caso de que ella y su espacio sean elegidos en las elecciones presidenciales de 2023. “La presidenta del PRO quiere sacar los planes en 6 meses. Como si no hubieran gobernado y además no los hubiesen duplicado”, espetó “Juanchi” Zabaleta, el funcionario a cargo del área que define los programas sociales y subsidios para la población más vulnerable del país. El comentario recuerda que la gestión de Mauricio Macri incrementó este tipo de ayuda social, cuando estaba en manos de la ex ministra de la cartera, Carolina Stanley.

“Hablar de “sacar o poner” planes es querer que los pobres siempre sean pobres. Buscamos transformar planes en empleo y no RT’s que alimenten las grietas”, expuso en su cuenta personal de Twitter. Acompañada por el ex presidente Mauricio Macri, Patricia Bullrich presentó ayer sus equipos técnicos y de gobierno en un acto oficial en el Yacht Club de Olivos, en el que anunció propuestas para gobernar el país. El evento tuvo lugar en medio de la interna de Juntos por el Cambio y de las declaraciones cruzadas entre el ex mandatario y el gobernador de Jujuy, el radical Gerardo Morales.

En ese ámbito partidario, la presidenta del PRO planteó la eliminación de este tipo de ayuda social: “Me dicen que es imposible sacar los planes en seis meses. Yo digo más imposible es no sacarlos porque se van a quedar para siempre. Si no lo hacemos con convicción, nos comen el cambio. Los pacman que existen para comer el cambio están instalados en todos lados”, afirmó durante la actividad.

Los dichos de Patricia Bullrich, exponen la contradicción que reside tras lo que efectivamente pasó mientras gobernó su propia fuerza política que es que la cantidad de destinatarios de políticas de transferencias nacionales de ingresos se incrementó entre 2015 y 2018 si se consideran todas las prestaciones que involucran transferencias monetarias. Es que en 2016, el presidente de la Nación, Mauricio Macri, destacó el aumento de los programas sociales y de la “ayuda social”, y mencionó como ejemplo el aumento en los beneficiarios de la Tarifa Social y de las asignaciones universales.

De hecho, al observar los datos oficiales de la AUH tomados en el primer año del Gobierno actual, la cantidad de beneficiarios de este programa social aumentó aún más que entre 2015 y 2018. En enero de 2019 llegaban a 4,1 millones los niños, niñas y adolescentes con este beneficio. Un informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) analiza la cobertura de algunos de los programas nacionales y provinciales. Muestra que las personas en hogares con programas sociales llega al 40,5% en 2018, un porcentaje superior al de 2015, cuando era 39,2%.

Con respecto a los cambios que se impulsaron en los programas sociales con la gestión de Cambiemos, los especialistas aseguran que no sólo cambiaron los nombres de “Argentina Trabaja” y “Ellas Hacen” a “Hacemos Futuro” y la cantidad de beneficiarios, sino que también se modificaron “las corresponsabilidades”, es decir, las obligaciones que el titular del programa debe cumplir para recibir el ingreso. “Pasaron de una lógica de apoyo a las cooperativas a otra de certificación de acceso a servicios como educación y salud”, señaló a este medio José Florito, coordinador del programa de Protección Social del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec).

Así las cosas, que además de que Cambiemos finalizó su Gobierno con mayor cantidad de beneficiarios en la actualidad -si se compara con el final de la gestión de Cristina Fernández de Kirchner-, también se redujo la capacidad de protección de las transferencias sociales como consecuencia de la pérdida de su poder adquisitivo frente al contexto inflacionario y recesivo que provocaron aquellas políticas económicas.

Si llegaste hasta acá tomate un descanso con la mejor música