Una convergencia de ajuste y energía

Sidebar

24
Jue, Sep

Local
Typography

Parece finalizar una extensa negociación entre el gobierno provincial de Alicia K. y el gobierno nacional con centro en un financiamiento para la provincia de Santa Cruz que llegará condicionado a la aplicación de políticas de ajuste en el estado santacruceño.

El estallido social que vive Santa Cruz no permite al poder avanzar hoy en reducción de personal ni en una reforma jubilatoria que elimine el 82 % móvil y otros derechos jubilatorios dependientes de la Caja de Previsión de Santa Cruz. Entonces, Alicia ha hecho de necesidad virtud y tratará de avanzar en un congelamiento salarial o aumentos ínfimos en los salarios nominales. El Partido Obrero plantea la exigencia de que delegados electos por los trabajadores participen en las conversaciones para asegurar que no se negocie contra el pueblo.

Ya en 2016 los trabajadores perdimos un 15 % del salario real, reduciendo el déficit fiscal sobre esa base. Ahora, va a profundizar el recorte contra salarios de $ 11000 en la Administración Pública que significan transformar a los empleados públicos en “planes sociales”.

Paradojalmente, Alicia se vanagloria de realizar el ajuste con los trabajadores “adentro” cuando este nivel de salarios ya ha colocado a los trabajadores “afuera”, entre la pobreza y la indigencia, excluyéndolos de cualquier capacidad de consumo en una Santa Cruz donde el costo de vida triplica el piso salarial.

Petróleo: En esta negociación secreta también está en danza el tema petrolero, donde YPF depende de Macri y Santa Cruz tiene representación en el directorio. El ajuste de las petroleras es brutal y en Santa Cruz es directamente un vaciamiento. YPF ha paralizado su actividad de perforación, con lo cual, sus contratistas en los yacimientos están produciendo despidos masivos. Ante esto y en otra muestra de “convergencia” la Cámara de Diputados de Santa Cruz, por unanimidad del FVS y Cambiemos, ha declarado la “emergencia hidrocarburífera” por medio de la cual se intenta una negociación con las empresas para contener los despidos, vinculada al propósito de avanzar en la flexibilización laboral que todavía no firma el sindicato petrolero de Santa Cruz (ver nota aparte). Esta declaración ha llegado muy tarde y probablemente estalle una huelga en los próximos días, ya que las empresas sostienen los despidos y se agotan los tiempos de la conciliación obligatoria.

Minería: Macri debutó con la anulación de las retenciones a la exportación de las mineras. Alicia K. también debutó anulando el impuesto inmobiliario minero. Para el 13 de junio está a la firma y ya consensuado el “Acuerdo Federal Minero” que incluye mantener el tope de 3 % para las regalías mineras provinciales (las petroleras pagan entre 12 y 15 %). El acuerdo también deja claro que cualquier otro impuesto que se pueda crear en adelante no podrá aplicarse a los emprendimientos ya instalados sino exclusivamente a las concesiones que se efectúen a futuro. Pablo González, el vice de Alicia K., ya dio su ok para la firma de este acuerdo. Una provincia “quebrada” como Santa Cruz renuncia, así, a avanzar contra las mineras que son por lejos las que menos aportan de regalías. Sobre una facturación anual en conjunto según cifras oficiales de 1500 millones de dólares, las mineras han aportado en 2016 apenas 490 millones de pesos. El Partido Obrero inicia una campaña contra la firma de este nuevo acuerdo entreguista.

Educación: Ya a principios del 2016 el presidente del Consejo de Educación de Santa Cruz firmaba con Bullrich en Jujuy el pacto federal educativo, por el cual, a cambio de algunos aportes nacionales menores, se ratifica la responsabilidad de las provincias sobre la cuestión educativa, situación que ahora ha estallado en Santa Cruz ya que no puede sostener el pago de los salarios, ni hablar de la reparación de edificios y las demás responsabilidades.

Represión y criminalización de la protesta: Cuando Alicia K. vio rodeada su residencia y ordenó reprimir a los manifestantes, Macri se solidarizó con Alicia y no con los heridos en la balacera policial. Un mes más tarde, cuando la gendarmería desalojó violentamente a los compañeros de ATE de la ruta 3, el Sr. Basanta, ministro de gobierno de Alicia, supervisó personalmente el operativo a metros del lugar.

La “convergencia” entre Alicia K. y Macri sin dudas que va mucho más lejos que un plan de ajuste…

La crisis de Santa Cruz es histórica, en parte tiene bases específicas vinculadas a la historia de la corrupción kirchnerista y en parte prefigura la crisis y el ajuste en curso en el país.

El PO de Santa Cruz se propone refundar Santa Cruz sobre otras bases sociales, y plantea una Asamblea Constituyente que desmonte los aspectos políticos del régimen construido por los Kirchner (prohibir la ley de lemas, anular el sistema de diputados por pueblo, la reelección indefinida y el consejo de la magistratura, planteando la elegibilidad de los jueces), sus aspectos económicos (caducar las concesiones de explotación de los recursos naturales, reestatizar el Banco Santa Cruz) y sus aspectos sociales (establecer un salario mínimo que cubra la canasta familiar, asegurar los derechos de la juventud, las mujeres y dar garantías legales al régimen jubilatorio).

Este programa se vincula con nuestra lucha política para que se convoque a partir de los gremios en lucha a un Congreso de Trabajadores y lo llevaremos también a la campaña electoral que se avecina.