Reclama la destitución, juicio y castigo de Ivovich

Sidebar

24
Mar, Nov

Local
Typography

La agresión del actual presidente de la Caja de Previsión, y su hermano contra dos abogadas y dos jubiladas a las que lesionaron, golpearon, amenazaron e insultaron, es una locura propia de personajes violentos.

Sin embargo no se trata de una locura cualquiera, es la locura de un régimen acostumbrado a la impunidad y desesperado por la decadencia imparable de la camarilla kirchnerista.

Ya en 2007 Varizat quedó impune, después de atropellar a más de 20 personas con su camioneta y ahora ante la inmensa presión popular Ivovich habría sido detenido, pero no se sabe si en realidad el operativo policial-judicial sirvió para que el provocador y su hermano, fueran “rescatados” del galpón donde había quedado atrincherado y rodeado de manifestantes durante toda la tarde, una vez producida la golpiza a las 4 mujeres.

Ariel Ivovich era hasta hoy Presidente de la Caja de Previsión Social, y en los últimos días se había enfrentado con los Jubilados Unidos, que ocupan el edificio de la Caja y acampan cortando la Avenida San Martín frente a esa sede. Él era quien comunicaba a los jubilados los topes salariales que iban a cobrar en cada fecha. Su agresividad había ido creciendo durante este conflicto, en la misma medida que la organización de los jubilados escapaba a su control y maduraba ostensiblemente en la lucha.

La casi segura caída de Ivovich, es un nuevo golpe al debilitado gobierno de Alicia K. en medio de una enorme huelga estatal-docente-judicial y de nuevas marchas, cortes y ocupaciones de ministerios.

Las asambleas y mesas sindicales por localidad, están debatiendo mandatos a llevar a un Plenario de Trabajadores, que ha sido denominado Cabildo Abierto y que sesionará frente a la Casa de Gobierno el próximo 24 de mayo. En ese evento se votará un programa y un plan de lucha para impulsarlo. En medio de la pulseada entre los ajustadores del gobierno nacional y los ajustadores del gobierno provincial, el movimiento de lucha busca abrirse un camino de independencia de clase, para defender el salario, los convenios, los puestos de trabajo, la salud, la educación y la justicia e imponer el control obrero y popular sobre las finanzas públicas.