fbpx
13
Jue, Jun

Nacional

En abril, el gobierno aplicó un ajuste feroz en el gasto público, afectando notablemente las prestaciones sociales, las provincias y la obra pública.

Según los datos oficiales, el rubro de las prestaciones sociales, que es el más importante, tuvo un incremento nominal del 221% respecto a abril de 2023, aunque con una inflación acumulada del 289% en el mismo período, este aumento no logra compensar la pérdida real de poder adquisitivo.

Los gastos de funcionamiento registraron erogaciones por algo más de $1 billón, con un incremento nominal de 220,1%. En tanto, los subsidios económicos, el tercer capítulo en importancia, alcanzaron los $952.583 millones, también con un incremento nominal del 220,1%.

El sector más golpeado fue el de las transferencias a las provincias, que solo recibieron $67.898 millones, una cifra apenas 3,5% mayor que la del año pasado, lo que en términos reales implica un recorte de más del 90%. En los gastos corrientes, el Gobierno destinó $151.561 millones, marcando un incremento nominal del 271%, siendo este el capítulo del gasto menos impactado.

La obra pública sufrió una caída nominal de casi el 15%, con un gasto de apenas $150.000 millones. Esto significó la eliminación total de los gastos en transporte, educación, vivienda, y agua potable. En educación, por ejemplo, se gastaron solo $2.590 millones, una caída nominal del 70% respecto al año anterior.

Hasta marzo, el gasto en intereses era el único que crecía, pero en abril se pagaron $247.543 millones, con un incremento del 225%, por debajo de la inflación acumulada de 12 meses.

En el primer cuatrimestre del año, el gasto primario acumuló una reducción real del 32%, según indicó el gobierno. Los rubros con mayores bajas fueron el Gasto de Capital (-85% interanual), Transferencias Corrientes Discrecionales a Provincias (-76% i.a.), y el Resto de Gasto Corriente (-43% i.a.), que incluye otras transferencias para cubrir el déficit de empresas públicas. Estos tres rubros, aunque solo representan el 13% del gasto primario del primer cuatrimestre de 2023, explican un tercio de la reducción real de las erogaciones primarias en el período.

El Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) subrayó que "esta variación real del gasto primario resultó ser la mayor interanual real de los últimos 30 años para un cuatrimestre".

La deuda flotante, que incluye pagos pendientes de períodos anteriores, se elevó a $2 billones al cierre del primer trimestre, de los cuales $1,3 billones se generaron este año y $700.000 millones quedaron pendientes del año pasado. Esta deuda crece dentro de los parámetros acordados con el FMI, no superando el 10% del gasto total.

Si llegaste hasta acá tomate un descanso con la mejor música