fbpx
22
Jue, Feb

Nacional
Typography

Un importante peritaje caligráfico realizado por la División Scopometría de la Policía Científica reveló nuevos detalles sobre el famoso "Caso Cuadernos".

El análisis, ordenado por el juez Marcelo Martínez de Giorgi, ha determinado que un amigo cercano del exchofer del Ministerio de Planificación Federal, Oscar Centeno, escribió sobre los cuadernos que contenían información sobre supuestas coimas.

El protagonista de este descubrimiento es Jorge Bacigalupo, un expolicía que había tenido bajo su custodia los cuadernos en cuestión antes de que fueran entregados a la justicia. La investigación se centró en el Cuaderno 7, y las conclusiones indican la existencia de "leyendas agregadas y enmendadas" escritas por Bacigalupo en las páginas del material clave.

Fuentes judiciales informaron que las sobreescrituras descubiertas fueron denunciadas por el empresario Armando Loson y que la pericia realizada confirmó que la caligrafía en cuestión pertenece a Bacigalupo. Además, tras recibir este informe pericial, el juez ordenó la extracción forense de los dispositivos móviles y electrónicos incautados en la casa del protagonista durante un allanamiento en el marco de la investigación.

El "Caso Cuadernos" se originó a partir de las anotaciones llevadas por Centeno, y como resultado de esta compleja causa, se enviaron a juicio a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, junto con exfuncionarios de su Gobierno y empresarios, acusados de supuestos pagos de sobornos relacionados con obras públicas.

Cabe destacar que, en otra causa derivada del mismo caso, la Vicepresidenta fue sobreseída gracias a la determinación del juez Julián Ercolini, quien no encontró elementos suficientes para probar los pagos atribuidos a empresarios de obra pública.

El informe pericial, compuesto por 23 fojas, incluyó la comparación de la caligrafía presente en los cuadernos investigados con un archivo de la Caja de Retiros, Jubilaciones y Pensiones de la Policía Federal Argentina, que contenía el legajo de identidad de Bacigalupo y un expediente con escritura manuscrita del peritado.

Además, se analizaron constancias manuscritas secuestradas en el domicilio de Bacigalupo, que incluían "agendas, anotadores y papelería varia", y se examinó un "cuerpo de escritura obtenido en sede tribunalicia" a lo largo del año, donde se corroboró que las características morfológicas coincidían con las combinaciones de signos del modelo cursivo con el de imprenta del sospechoso.

El informe destacó que el análisis a través de muestras fotográficas de los cuadernos originales resultó limitado y que solo el estudio del sustrato original permitiría recabar una mayor cantidad de elementos valorativos. Sin embargo, el Tribunal Oral Federal 7, responsable de custodiar las piezas que aparecieron en 2019, se negó a entregar los originales para este análisis solicitado por el juez Martínez de Giorgi en mayo.

Si llegaste hasta acá tomate un descanso con la mejor música