Macri pagó 62 millones de dólares para jadines que no se hicieron

Sidebar

19
Dom, Sep

Nacional
Typography

El juez Ariel Lijo dio lugar al pedido de un fiscal para avanzar en nuevas medidas de prueba. De acuerdo al expediente, se realizaron pagos por 62 millones de dólares pero los jardines no están.

El juez federal Ariel Lijo ordenó este miércoles la reapertura de la causa por irregularidades en la construcción de 93 jardines de infantes durante el gobierno de Mauricio Macri, obras que no concluyeron a pesar de haberse pagado 62 millones de dólares.

El magistrado dio lugar a la presentación impulsada por la Oficina Anticorrupción (OA) y del pedido realizado por el fiscal federal Ramiro González en base a una presentación del Ministerio de Educación sobre las sospechas de desembolso,

Según el informe de la cartera educativa, durante la gestión de Cambiemos se licitaron obras para 292 nuevos jardines en todo el país, de las cuales se finalizó menos de la mitad, 18 obras fracasaron en la licitación, 26 estaban en ejecución, 111 fueron rescindidas y 30 suspendidas.

También se investiga si se pagaron sobreprecios del doble del valor de mercado, ya que muchas de las obras habrían sido abandonadas y pese a ello no se habrían hecho gestiones para recuperar el dinero.

"Deberá profundizarse la pesquisa a fin de determinar si existieron irregularidades respecto al recupero de anticipos, recupero de acopios, ejecución de garantías, acciones sumariales y resguardo de obras en el marco de las licitaciones públicas internacionales", instó el fiscal González.

La denuncia original fue realizada por Margarita Stolbizer en 2018, desde la ONG Bajo la Lupa, quien advirtó que "nadie controlaba la ejecución de esas obras", para las que se habían establecido plazos de realización de 150 a 180 días. Sin embargo el caso fue archivado por falta de pruebas.

Las irregularidades se habrían dado en la licitación y contratación, durante la gestión de Esteban Bullrich, y durante la de Alejandro Finocchiaro. En tanto, el Estado no reclamó a la UTE que no cumplía, ni impuso multas y cuando las empresas se presentaron en concurso de acreedores no se presentó a verificar los créditos.