fbpx
13
Jue, Jun

Nacional

El intendente de Río Gallegos, Pablo Grasso, junto a otros líderes municipales, impulsa un proyecto de ley para federalizar los impuestos y garantizar una distribución justa de los ingresos en el transporte público.

Esta iniciativa surge en respuesta a la eliminación del Fondo Compensador del Interior, una medida del gobierno de Javier Milei que ha provocado un aumento significativo en las tarifas del transporte público en las provincias.

En la mañana del martes, Grasso participó en la Comisión de Transporte de la Cámara de Diputados, donde presentó un proyecto que busca federalizar los impuestos y asegurar una distribución más equitativa de los ingresos. Durante la jornada, que incluyó reuniones tanto en Diputados como en el Senado, Grasso se unió a otros intendentes de importantes ciudades del país, quienes expresaron su preocupación por la falta de subsidios nacionales al transporte público de pasajeros.

Entre los asistentes se encontraban figuras destacadas como Daniel Passerini (Córdoba), Pablo Javkin (Rosario), Rosario Romero (Paraná), Jorge Jofré (Formosa) y Mariano Gaido (Neuquén). Todos ellos forman parte de la Red Federal de Intendentes (RFI), un espacio que congrega a alcaldes de capitales y urbes de peso a lo largo y ancho del país.

El proyecto de ley presentado propone la creación del Fondo Federal de Compensaciones para los Sistemas de Transporte Públicos de Pasajeros Urbanos y Suburbanos del interior del país. Este fondo busca garantizar una distribución equitativa de las compensaciones tarifarias y fortalecer los sistemas de servicio público de transporte automotor en áreas urbanas y suburbanas bajo jurisdicción municipal y provincial. "Queremos lo que nos corresponde”, plantearon los intendentes en la reunión.

Los representantes municipales destacaron la importancia de una distribución justa del impuesto a los combustibles líquidos. "Cada vez que una persona del interior carga nafta, queremos que ese porcentaje de impuesto regrese a la provincia para nuestro transporte", detallaron.

El impacto de la eliminación del Fondo Compensador del Interior ya se siente en las provincias. En ciudades como Rosario, Santa Fe y Paraná, el boleto del colectivo roza los $1000. Ante esta situación, los intendentes insistieron en la necesidad de trabajar juntos para lograr un proyecto federal que beneficie a todas las provincias.

"Argentina tiene que ser federal en las palabras y en las acciones. La Nación sacó el subsidio al transporte, la provincia igual, y no nos llega política alimentaria. No hay obra pública, lo pone el municipio, y cuando llegamos al tema de transporte, tampoco hay más aportes. No podemos esperar más", enfatizó Grasso.

Y añadió: “Es hora de una distribución equitativa y federal de los recursos, que permita a todas las provincias desarrollar sistemas de transporte justo y accesible para sus ciudadanos”.

Si llegaste hasta acá tomate un descanso con la mejor música