fbpx
20
Sáb, Jul

Nacional

En su informe "Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2024: los peligros de la industria del engaño", Reporteros Sin Fronteras (RSF) posicionó a Argentina en el puesto 66 de 180 países evaluados. Esta cifra marca un descenso significativo de 26 lugares en comparación con el año anterior, lo que enciende las alarmas sobre la situación de la libertad de prensa en el país.

La llegada al poder del presidente Javier Milei ha sido identificada como un punto de inflexión preocupante para el derecho a la información en Argentina, según advierte el informe de RSF. La organización describe al país como enfrentando "problemas significativos" en materia de libertad de prensa, situándose en una posición similar a la de naciones vecinas como Brasil, Chile y Uruguay.

RSF destaca que la alta concentración y opacidad en la propiedad de los medios, la polarización, la falta de políticas públicas para garantizar la pluralidad y la precarización del ejercicio periodístico son las principales amenazas a la libertad de prensa en Argentina. Además, señala que la presión por parte del Gobierno y las empresas a través de la publicidad estatal y privada, junto con el uso partidista de los medios públicos, contribuyen a estas dificultades.

La organización expresa particular preocupación por las actitudes hostiles de Javier Milei hacia la prensa y su política de agresiones y desacreditación de medios y reporteros críticos. RSF menciona también los intentos de silenciamiento más sutiles, como las presiones económicas y el abuso de las demandas civiles contra los periodistas.

El informe resalta las persistentes dificultades económicas de la última década en Argentina, que han precarizado el empleo y los recursos en el ámbito periodístico. Además, destaca la exposición de los reporteros a intimidaciones por parte de organizaciones delictivas y a la violencia policial durante la cobertura de manifestaciones.

Si llegaste hasta acá tomate un descanso con la mejor música