fbpx
02
Sáb, Dic

Nacional
Typography

Vecinos del barrio Carlos Mugica, antes conocido como Villa 31, denunciaron una “estafa” del Gobierno porteño en la construcción de sus viviendas debido a que no tienen agua caliente por fallas que registran los paneles fotovoltaicos y 500 termotanques solares montados sobre los nuevos edificios levantados como parte del plan de urbanización.

La iniciativa había sido anunciada, tres años atrás, como “el parque solar más grande” de la Ciudad de Buenos Aires, pero, según la denuncia, resultó en algo que oscila entre la "estafa" y la inoperancia.

Cerca de 1.300 familias afectadas residen en las 26 nuevas edificaciones del sector YPF. Anteriormente vivían, en condiciones de riesgo, en los los terrenos que se encontraban debajo de la Autopista Illia, lo que llevó a que fueran reubicadas dentro del proyecto de urbanización del Gobierno Porteño que recibió como parte de financiamiento un crédito del Banco Mundial por 170 millones de dólares.

Dirigentes barriales afirmaron a Télam que la iniciativa de la gestión porteña “fue una gran estafa” más allá de que fue anunciada como “un hito de utilización de energías renovables” que iba a permitirle a lo habitantes del barrio “un ahorro en los pago de los servicios”.

Según la información oficial de 2019, sobre cada uno de los núcleos de viviendas se colocaron 26 paneles que debían proveer del alumbrado a los espacios comunes de los departamentos, también se instalaron 119 sistemas de bombeo solares para el suministro de agua y para la generación de agua caliente se dispusieron los termotanques, los cuales debían acumular la luz solar para alimentar de energía para unos 20 días.

Pero los vecinos aseguraron que el equipamiento dispuesto por la gestión porteña para las viviendas tiene un sistema de abastecimiento que no es compatible, lo que hizo que colapsaran las conexiones y bajara drásticamente el rendimiento.

"Salimos de abajo de la Autopista, que era un lugar donde teníamos agua caliente, para mejorar nuestra calidad de vida y tener una vivienda mejor supuestamente, pero eso no está ocurriendo, sino que pasa al revés. La gente la está pasando mal con el frío y tiene que calentar agua en una olla para bañarse", le expresó a Télam Mirta Rodríguez, una de las vecinas que viene denunciando la situación.

Los vecinos presentaron una demanda ante la Unidad de Proyectos Especiales del Barrio Carlos Mugica, que preside Tomás Galmarini, un organismo que depende del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat porteño y encargado de la coordinación de las políticas vinculadas a la urbanización.

Ya el año pasado organizaciones sociales habían denunciado “deficiencias constructivas funcionales serias" en las viviendas, en las que apuntaron filtraciones de agua en los techos y paredes, la falta de matafuegos y de elementos de seguridad.

La adquisición de los paneles y los termotanques "fue un mal asesoramiento de parte del ingeniero Nicolás Brown, quien aún al día de hoy sigue siendo funcionario del Gobierno de la Ciudad pese a que falló" sostuvo el arquitecto Gustavo Cañaveral a Télam y consideró que "fue una estafa que mostró el desprecio por las familias que tiene el Gobierno de la Ciudad y es indignante porque la gente paga las viviendas y los impuestos

Fuente: Telam

Si llegaste hasta acá tomate un descanso con la mejor música