Entregan a la justicia más 105.000 audios de escuchas ilegales

Sidebar

16
Lun, May

Nacional
Typography

La interventora de la Agencia Federal de Inteligencia arribó esta mañana a los tribunales de Comodoro Py para reunirse con el magistrado que lleva adelante la causa de espionaje ilegal que fue girada desde Lomas de Zamora, "para mí la orden tenía que venir del Presidente".

La titular de la AFI, Cristina Caamaño se presentó esta mañana en los tribunales federales de Retiro para presentarle un escrito al juez federal Marcelo Martínez de Giorgi en el cual advirtió que a comienzos de la intervención del organismo en diciembre de 2019 se halló un sistema informático denominado 'SIDEA' que recibía a través un enlace digital punto a punto interceptaciones telefónicas realizadas por la DAJUDECO, dependiente de la Corte Suprema por definición del gobierno anterior.

Al llegar al juzgado para reunirse con el magistrado, quien quedó a cargo de la causa por "espionaje ilegal" cuando pasó de Lomas de Zamora a Comodoro Py, le entregó el texto en el que da cuenta de la existencia de estas escuchas y algunas de sus transcripciones, resguardadas en la sede de la AFI y que puso a su disposición. "Vengo a decirle a Martínez De Giorgi que tenemos resguardadas 105.000 archivos de audios que corresponden a distintas situaciones y que no se destruyeron cuando fueron entregados a la Justicia", resaltó.

Caamaño indicó que el dispositivo SIDEA (Sistema de Administración) fue autorizado por el exdirector de la Agencia durante el gobierno de Cambiemos -Gustavo Arribas, quien está imputado en la causa- y a partir del mismo el organismo accedía de manera online a las escuchas. También analizó que la iniciativa debió haber partido del expresidente Mauricio Macri, "para mí la orden tenía que venir del Presidente; el objetivo era escuchar online" como parte del "espionaje ilegal".

En ese sentido expresó que "si bien a primera vista las interceptaciones podrían haber sido ordenadas por los jueces, el volumen da cuenta de que no se destruían una vez entregadas a la justicia y, más grave aún, se almacenaban conversaciones que en muchos casos no eran de interés para las investigaciones" cuando deberían haber sido destruidas y recordó que el sistema ya había sido informado a la justicia federal de Lomas de Zamora, pero nunca fue requerido ni analizado.

Desde el organismo se planteó a través de un comunicado que las escuchas deben ser una medida excepcional y no una práctica habitual. Una pequeña cantidad del volumen total de información coincide con las transcripciones de conversaciones entre detenidos y sus defensores interceptadas de un pabellón del Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza.