fbpx
25
Sáb, May

Nacional

Tal como se esperaba, Mauricio Macri avanza en su estrategia para voltear la investigación y causa que lo tiene procesado como principal responsable, autor intelectual y beneficiario del espionaje ilegal contra los familiares de las víctimas del hundimiento del submarino ARA San Juan.

En ese tren, Pablo Lanusse, el abogado defensor de Macri, presentó un escrito de 71 fojas en el que apela el procesamiento que el juez federal subrogante de Dolores, Martín Bava, le dictó el miércoles pasado, al igual que la decisión de prohibirle la salida del país y el embargo por 100 millones de pesos que también le impuso.

Entre una serie de improperios que oscilan entre el propio juez y el fallo en que procesó a Macri, Lanusse sostiene en su escrito que Bava “ingresó por la ventana” al expresidente en la causa el 1 de octubre pasado en pleno proceso electoral y que el texto en el que lo procesó fue escrito por otra persona.

“También avanza con una forzada construcción antojadiza, voluntarista y sesgada de la inexistente responsabilidad del Señor Mauricio Macri, marcada por un designio ideológico impropio de un auto jurisdiccional -más próximo a una mediocre arenga de barricada que de una decisión proveniente de un Juez de la Constitución Nacional-, que viola el principio de legalidad, de culpabilidad, de personalidad”, escribió sin pelos en la lengua, tal como se expresa en sus recurrentes apariciones teleisivas, Lanusse sobre Bava.

No conforme, el representante de Macri ante la causa incluso planteó que le "retumba en la cabeza" que al juez Bava le escribieron el fallo: “Es tan brutal lo escrito que a veces no deja de retumbar en mi cabeza la inquietud de si detrás de todo esto puede existir un inaceptable ghostwritter".

"Pero resulta tan repulsiva y estremecedora la barbaridad que se conjetura y que no se detiene en exponer infundadamente en la resolución que impugno, que aquella duda no necesita siquiera, de momento, ser develada. Eso sí, clama por su urgente e inmediata corrección para volver a colocar a la búsqueda de la verdad en el fiel de su balanza destruido por la parcialidad y ausencia de independencia del Sr. Juez Dr. Martín Bava”, sostiene el defensor de Macri.

Lo que hizi así Macri es por tercera vez pedirle a la Cámara Federal de Mar del Plata el apartamiento de Bava. Los rechazos anteriores fueron apelados ante la Cámara Federal de Casación Penal, tras una extraña aprobación del primer tribunal mencionado. A la vez la defensa de Macri insiste en que el caso debe pasar a Comodoro Py porque el juzgado federal de Dolores no es competente para investigar estos hechos. Respecto de este pedido recibió un llamativo gesto de Martín Irurzun, quien le exigió una decisión rápida a Ariel Lijo, juez que tiene en sus manos el pedido del ex presidente.

Lanusse sostuvo que en el procesamiento dictado la semana pasada un intento de “análisis novedoso” de pruebas que resultó “parcial, sesgado, tergiversado y acomodaticio a los prejuicios, al encono, a la funcionalidad extra procesal que significó y guionó el ingreso por la ventana del Sr. Mauricio Macri en esta investigación el 1 de octubre de 2021 en pleno proceso electoral y al compromiso personal, cognitivo y emocional que el Sr. Juez tiene respecto del caso y de mi ahijado procesal”.

“No hay prueba alguna, como se demostró, que el Sr. Mauricio Macri conociera de los supuestos informes, ni que usara sus supuestos contenidos, ni que los ordenara, como enfáticamente lo negó. Y como enfáticamente lo exhibe la prueba producida. Nada lo coloca en ese escenario. Su inocencia clama todo lo contrario”, afirmó Lanusse.

La defensa insistió en que toda la argumentación de Bava es “aparente, segmentada, tergiversada, arbitraria, ideológica, producto de la parcialidad, ausencia de independencia, prejuzgamiento y compromiso personal, cognitivo, emocional y prejuicio del Sr. Juez Dr. Martín Bava con respecto al caso concreto y en perjuicio” de Macri, “lo que tiñe y destruye la búsqueda de la verdad”.

En ese contexto, se solicitó que se revoque y anule el fallo y se disponga la falta de mérito de Macri. También pidió que se le ordene al juez “producir aquella prueba que nos fue arbitrariamente rechazada, y profundizar la investigación, con el debido apartamiento del Sr. Juez de grado”.

El miércoles pasado, Macri quedó procesado por espionaje a los familiares de las víctimas del ARA San Juan. El juez Bava -que reemplazó al juez Alejo Ramos Padilla cuando éste se convirtió en juez federal electoral de La Plata- lo encontró responsable al ex jefe de Estado de los seguimientos y ciberpatrullaje que se hizo sobre un grupo de familiares del submarino que pedían que se buscara a la embarcación que estuvo desaparecida entre noviembre de 2017 y fines de 2018.

El magistrado tiene probados seis hechos de espionaje y persecución ilegal realizado por agentes de la AFI, por los que lo llamó a indagatoria el pasado 1 de octubre. La defensa de Macri negó esas acusaciones a las que vinculó con tiempos electorales.

Sin embargo, el juez concluyó: “Fue Mauricio Macri quien no solo permitió la realización de esas tareas ilegales, sino utilizó esa información para tomar decisiones”. Para esa altura, ya había procesado a los ex directores de la AFI Gustavo Arribas y Silvia Majdalani.

Si llegaste hasta acá tomate un descanso con la mejor música