fbpx
18
Jue, Jul

Nacional

El ex presidente del Consejo de Administración del Hospital de Pediatría Juan Garrahan durante la presidencia de Mauricio Macri, Carlos Kambourian, fue procesado sin prisión preventiva acusado de los delitos de violación de los deberes de funcionario público y malversación de caudales públicos.

El fallo del juez federal Luis Rodríguez también incluyó al ex Director Administrativo del Garrahan, Alan Norton. El magistrado, también, realizó un pedido de embargo sobre los bienes de ambos imputados por un millón y medio de pesos a cada uno.

La acusación de la fiscal federal María Mángano sostuvo que entre mayo del 2018 y enero de 2020, Kambourian y Norton utilizaron distintas tarjetas corporativas VISA ­emitidas por el Banco Ciudad de Buenos Aires a favor del hospital con las que realizaron compras y gastos en beneficio propio que luego no fueron justificados.

La causa señaló que ambos imputados no pudieron acreditar que los desembolsos hubieran sido realizados en el marco del rol funcional que cumplían en el hospital. Y agregó que la instrumentación de las mencionadas tarjetas corporativas fue solicitada en forma expresa por el Consejo de Administración dirigido por Kambourian.

Kambourian se presentó a declarar por Zoom el 11 de mayo, señalando que no iba a contestar preguntas. Aunque presentó un escrito donde señaló que por su función tenía una dedicación de tiempo completo, cosa que también requería "reuniones en otros lugares, en otras instituciones, con distintas personas que muchas veces se hacían en algún bar o confitería durante la semana o los sábados y domingos, de noche y de día, muchas con urgencias, viajes constantes por la ciudad, el interior del país y muchos en el extranjero”.

Al respecto, el denominado "doctor muerte" alegó que la utilización de las tarjetas corporativas no fue promovida por el Consejo de Administración que él presidía sino que fue una oferta del Banco Ciudad que, luego de evaluarla, se aprobó. Y señaló: “Yo no era un médico o un enfermero que, con su sagrado deber, deben estar todo el tiempo en el hospital atendiendo pacientes".

Pero el juez Rodríguez observó que Norton y Kambourian ignoraron las normas establecidas en el Reglamento de contrataciones vigentes del Hospital. Por ejemplo, se adquirió una cafetera de cápsulas y una heladera sin que previamente se hayan desarrollado los procedimientos de aprobación de tales erogaciones. A su vez, se registraron consumos habituales en bares y restaurantes fuera del horario laboral, sin que se haya acreditado relación alguna con las actividades encomendadas en función del cargo que desempeñaban.

El magistrado, además, remarcó que “administrativamente se indicó que el Hospital nunca tuvo una cultura organizacional orientada a pagar almuerzos o cenas de trabajo en lugares ajenos a los despachos públicos y que, por lo tanto, dichas prácticas debían ser consideradas como excepcionales, y analizadas en cada caso concreto.” Sin embargo, explicó el juez Rodríguez, tanto Norton como Kambourian hicieron de los almuerzos y cenas­, como así también del pago de regalos o “agasajos”, una práctica habitual durante el plazo que ocuparon sus respectivos cargos dentro de la institución hospitalaria.

La defensa de Kambourian apeló el procesamiento que está bajo análisis de la Cámara Federal porteña, que deberá decidir si confirma la medida o si por el contrario revoca el fallo dejando desafectado de la causa a Kambourian.

Si llegaste hasta acá tomate un descanso con la mejor música